Artículo: Recomendaciones ante la pandemia del COVID-19

El uso de mascarillas forma parte de un conjunto integral de
medidas de prevención y control que pueden limitar la
propagación de determinadas enfermedades respiratorias
causadas por virus, en particular la COVID-19. Sirven también
para proteger a las personas sanas (cuando estas las emplean al
entrar en contacto con una persona infectada) o para el control
de fuentes (si una persona infectada la utiliza para no contagiar a
otros).
Sea como fuere, usar mascarilla no basta para lograr un grado
suficiente de protección o control de fuentes, de modo que es
preciso adoptar otras medidas personales y comunitarias para
contener la transmisión de virus respiratorios. Al margen de
que se usen mascarillas, la observancia de la higiene de las
manos, el distanciamiento físico y otras medidas de
prevención y control de infecciones (PCI) es decisiva para
prevenir la transmisión de la COVID-19 de persona a persona.

Actualmente, se ha comprobado que el virus causante de esta
infección se transmite principalmente de persona a persona
mediante las gotículas respiratorias y el contacto físico. La
transmisión por gotículas se produce cuando una persona entra
en contacto cercano (menos de 1 metro) con un individuo
infectado y se expone a las gotas que éste expulsa, por
ejemplo, al toser, estornudar o acercarse mucho, lo que da por
resultado la entrada del virus por la nariz, la boca o los ojos
(conjuntiva). El virus se puede transmitir también por
objetos contaminados presentes en el entorno
inmediato de la persona infectada. Por consiguiente, la
transmisión del virus COVID-19 puede darse por el
contacto directo con personas infectadas o indirectamente por
contacto con superficies del entorno inmediato u objetos que se
usan para asistir al paciente o que éste utiliza (por ejemplo,
estetoscopio o termómetro).

RECOMENDACIONES DE LOS CDC (Centros para el Control y Manejo de Enfermedades)

  • Los CDC (Centros para el Control y Manejo de Enfermedades) recomiendan que las personas usen cubiertas de tela para la cara en entornos públicos y al estar con personas que no viven en su casa, especialmente cuando sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social recomendadas.
  • Las cubiertas de tela para la cara podrían ayudar a evitar que quienes tienen COVID-19 propaguen el virus a otras personas.
  • Es muy probable que las cubiertas de tela para la cara reduzcan la propagación del COVID-19 cuando las personas las usan de forma generalizada en entornos públicos.
  • Las cubiertas de tela para la cara NO deben ser usadas por niños menores de 2 años de edad ni por personas que tengan dificultad para respirar, o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.

Las cubiertas de tela para la cara están recomendadas por ser una barrera simple que ayuda a evitar que las gotitas respiratorias viajen por el aire hasta otras personas cuando las personas que usan las cubiertas de tela para la cara tosen, estornudan, hablan o alzan la voz. A esto se le llama control de fuentes de infección. Esta recomendación es con base en lo que conocemos acerca del rol que juegan las gotitas respiratorias en la propagación del virus que causa el COVID-19

Protectores faciales

Se desconoce si los protectores faciales proporcionan algún beneficio como control de fuentes de infección para proteger a otras personas de la dispersión de las partículas respiratorias. Los CDC no recomiendan el uso de los protectores faciales para las actividades cotidianas comunes o como reemplazo de las cubiertas de tela para la cara. Algunas personas pueden elegir usar un protector facial cuando se espera que se producirá un contacto directo sostenido con otras personas. Si se utilizan protectores faciales sin una mascarilla, deben ajustarse en los laterales de la cara de quien los usa y se deben extender hasta debajo de la barbilla. Los protectores faciales desechables solo se deben usar una sola vez. Los protectores faciales reutilizables deben limpiarse y desinfectarse después de cada uso. NO se recomienda el uso de protectores faciales de plástico en recién nacidos ni en bebés.

Mascarillas quirúrgicas

Las cubiertas de tela para la cara no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración. Actualmente, estos son suministros críticos que se deben continuar reservando para los trabajadores de la salud y otro tipo de personal de respuesta a emergencias médicas, como lo recomienda la guía actual de los CDC. Las cubiertas de tela para la cara tampoco son un reemplazo apropiado para ellos en lugares de trabajo donde se recomiendan o requieren las mascarillas o las mascarillas de respiración, y estas están disponibles.

Referencia: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-nCoV/index.html