Artículo: ¿Cómo organizar una agenda de forma eficiente?

Para alcanzar tus metas, organiza bien tus tareas. Pues así podrás manejar de manera adecuada tu agenda, aprenderás a manejar tu tiempo y llevarás un buen ritmo de trabajo. Recuerda que el hecho de llevar una agenda tea ayudará a identificar detalles importantes de cada proceso que realizas y de este modo contarás con mayores herramientas para corregir lo que no funciona.

Entonces, ¿Quieres planear bien tu agenda? Te invitamos a seguir estos consejos.

Enfócate en tus prioridades

Evita perder tiempo con asuntos que no te ofrezcan ningún beneficio. Identifica las tareas que realmente harán la diferencia en proyecto y asegurate de realizarlas de la mejor forma posible. Así eliminarás de tu agenda lo que no te sirve y te será más fácil conseguir tus objetivos.

Igualmente, es muy importante que seas flexible al planificar tus tareas diarias, ten presente que no siempre los procesos que propones son los mejores para alcanzar una meta. Cuando sea necesario cambiar algo, hazlo lo más pronto posible, no malgastes tu tiempo con procedimientos que no te lleven a ningún lado.

Distribuye adecuadamente cada una de las tareas

En primer lugar, evita la multitarea al momento de planificar tu agenda, tomate el tiempo suficiente para para terminar cada una por separado. Cabe mencionar que cuando te concentras únicamente en una tarea, ayudas a que tu cerebro tenga un mejor desempeño al realizarla, y por ende tu trabajo será de calidad.

En segundo lugar, pon en un mismo grupo las tareas que sean similares o que hagan parte de un mismo proceso. De este modo, irás terminando rápidamente cada uno de los proyectos y además notarás mucho más tu progreso.  Igualmente, el agrupar todas las labores similares en un solo bloque, te ayudará a evitar que tus proyectos queden iniciados y al final ni si quiera sepas qué has hecho.

Evita a toda costa las interrupciones y prepárate para solucionar los inconvenientes

Recuerda que las interrupciones no tienen que ver únicamente con las cosas que no están relacionadas con tu trabajo. Es posible que en ocasiones dejes iniciada una tarea por atender otros asuntos laborales o para revisar otras labores.

Así que todo lo que te haga perder el enfoque y la concentración en tu trabajo, se puede considerar como una interrupción. Por esto, es de vital importancia que planifiques muy bien en tu agenda los momentos precisos en los que puedes atender otros asuntos o en los que vas a descansar.

Por otra parte, es fundamental que seas flexible y predigas los inconvenientes que se pueden cruzar en tu camino. De esta manera, cuando los obstáculos lleguen ya sabrás como enfrentarlos y podrás continuar normalmente con tus proyectos.

Finalmente,  no olvides mantener una buena actitud para enfrentar cada jornada laboral y dar lo mejor de ti para obtener buenos resultados. Así mismo, no olvides disfrutar de la recompensa de tus esfuerzos, prémiate cuando hayas obtenido alguno de tus logros y motívate a mejorar cada día más.

Por: Inbound Manager Pro